200 Excelentes Frases de Arthur Schopenhauer

Arthur Schopenhauer
200 Frases de Arthur Schopenhauer

Biografía Breve de Arthur Schopenhauer.

Arthur Schopenhauer nació el 22 de febrero de 1788 en Gdansk, Danzig, fue uno de los filósofos más sobresaliente de los siglos XIX y XX, su mayor aporte es lo que se conoce en filosofía como “Pesimismo Filosófico”, estrechamente vinculado con las corrientes filosóficas orientales.

Hijo de un acaudalado comerciante y de una escritora, considerado como un niño introvertido, viviendo en Hamburgo decide en 1809 estudiar medicina en la Universidad de Gotinga, allí conoce a un profesor que despierta en él el interés por la filosofía, por ello se traslada a Berlín en 1811.

En Berlín estudió además de filosofía, filología, historia y ciencias naturales, se retiró a Rudolstadt y escribió su tesis «La cuádruple raíz del principio de razón suficiente», y en 1813 obtiene un título de Doctor por la Universidad de Jena.

Su obra maestra fue «Die Welt als Wille und Vorstellung» «El mundo como voluntad y representación». Obra que al principio fue un rotundo fracaso, sin embargo, en 1836 vuelve a retomar la escritura y años después sus obras empiezan a tomar notoriedad. Sus obras estuvieron inspiradas en Kant y en algunos escritores en español.

Desde 1831 se fue a vivir a Fráncfort, donde vivió los últimos años de su vida. Murió a consecuencia de un paro cardiorespiratorio el 21 de diciembre de 1860.

Las mejores Frases de Schopenhauer.

“¡Qué novato es quien se figura que mostrar espíritu e inteligencia es un medio de hacerse querer en sociedad!”.

“A excepción del hombre, ningún ser se maravilla de su propia existencia”.

“A la filosofía nada mejor podría ocurrirle que esto: que se suprimieran todas las cátedras universitarias de filosofía”.

“A menudo me sorprendo por la habilidad, y de vez en cuando, por la estupidez de mi perro; tengo experiencias similares con la humanidad”.

Frases de Friedrich Nietzsche

“Al que todo lo pierde, le queda Dios todavía”.

“Aunque el mundo contiene muchas cosas decididamente malas, la peor de todas ellas es la sociedad”.

“Bajo el imperio de un interés amoroso, desaparece todo peligro y hasta el ser más pusilánime encuentra valor”.

“Bien puede decirse que la vida es un episodio que viene a perturbar inútilmente la sagrada paz de la nada”.

“Cada día es una pequeña vida: cada despertar y surgimiento es un pequeño nacimiento, cada mañana fresca es una pequeña juventud, cada descanso y sueño una pequeña muerte”.

“Cada generación, no importa cuán miserable de carácter, se cree mucho más sabia que la inmediatamente anterior, por no hablar de aquellas que están más alejadas”.

“Cada genio es un gran niño; mira hacia el mundo como algo extraño, como un espectáculo, y por lo tanto con un interés puramente objetivo”.

“Cada héroe es un Sansón. El hombre fuerte sucumbe a las intrigas de los débiles y de la mayoría; y si al final pierde la paciencia aplasta a ambos: tanto a ellos, como a sí mismo”.

“Cada nación ridiculiza otras naciones, y todas están en lo correcto”.

“Cada partida es una anticipación de la muerte y cada encuentro una anticipación de la resurrección”.

“Cada persona toma los límites de su propio campo de visión como los límites del mundo”.

“Casi siempre me ocurre a mí con la gente lo que le ocurría a Jesús de Nazaret cuando llamaba a sus discípulos: que siempre estaban todos dormidos”.

“Casi todos nuestros dolores surgen de nuestras relaciones con otras personas”.

“Comprar libros sería algo bueno si también pudiéramos comprar el tiempo para leerlos”.

“Comúnmente sólo apreciamos el valor de una cosa después de haberla perdido”.

“Con buena salud, todo es una fuente de placer; sin ella, ninguna cosa, sea lo que sea, es agradable. La salud es el elemento más importante en la felicidad humana”.

“Con ciertas personas vale más ser traicionado que desconfiar”.

“Consideramos pues, a la religión de los judíos como la más inferior entre las doctrinas religiosas de los pueblos civilizados, lo cual concuerda perfectamente con el hecho de que también es la única que, en absoluto, no tiene ninguna huella de inmortalidad”.

“Creo que cuando la muerte cierra nuestros ojos vamos a despertar a la luz, de la cual nuestro Sol no es más que la sombra”.

“Cuando leo que Plinio el Viejo leía o hacía que le leyesen continuamente, en la mesa, en los viajes, en el baño, la pregunta que a mí me importuna es ésta: ¿Pero es que ese hombre tenía una carencia total de pensamientos propios que era preciso estar insuflándole sin interrupción pensamientos ajenos?”.

“Cuando miras hacia atrás en tu vida, parece como si hubiera una trama, pero cuando estás en él, es un desastre: sólo hay una sorpresa tras otra. Más tarde, ves que era perfecto”.

“Cuando un amante trata de crueldad la esquivez de su amada o el gusto de ella en hacerle sufrir, esto no es verdaderamente una hipérbole”.

“Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación”.

“Cuanto más inteligente es un hombre, menos misteriosa es la existencia para él”.

“Cuanto más vulgar e ignorante es el hombre, menos enigmático le parece el mundo”.

“De los males de la vida nos consolamos con la muerte, y de la muerte, con los males de la vida”.

“De vez en cuando se aprende algo, pero se olvida el día entero”.

“Deambulamos en el laberinto de nuestras vidas y en la oscuridad de nuestras investigaciones; momentos de claridad iluminan nuestro camino como reverberaciones de relámpagos”.

“Descartes es, correctamente, considerado como el padre de la filosofía moderna, porque ayudó a la facultad de la razón a sostenerse sobre sus propios pies, al enseñar a los hombres a usar sus cerebros, en el lugar que, previamente, habían ocupado la Biblia y Aristóteles”.

“Después de tu muerte, serás lo que eras antes de tu nacimiento”.

“El amor sólo se trata de que cada macho se ajunte con su hembra”.

“El amor, por etéreas e ideales que sean sus apariencias, tiene su raíz en el instinto sexual”.

“El desear la inmortalidad para el individuo es realmente lo mismo que desear perpetuar un error por siempre”.

“El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros los que las jugamos”.

“El dinero es bueno en sí mismo, porque no sólo es una concreta satisfacción de una necesidad en particular; sino que es una satisfacción de todo”.

“El Don Juan es la expresión viva de lo mucho que la vida está podrida en su núcleo”.

“El efecto de la música es mucho más poderoso y penetrante que el de las otras artes, porque éstas hablan sólo de la sombra, mientras que la música habla de la esencia”.

“El estado no es más que el bozal que tiene por objeto volver inofensivo a ese animal carnicero, el hombre, y hacer de suerte que tenga el aspecto de un herbívoro”.

“El estilo adecuado de la historia, es decir, su estilo verdaderamente filosófico, es el irónico”.

“El estilo es lo que da valor y circulación a los pensamientos”.

“El genio y la locura tienen algo en común: ambos viven en un mundo que es diferente del que existe para todos los demás”.

“El hombre es el único animal que causa dolor a otros sin más objeto que querer hacerlo”.

“El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”.

“El hombre no es nunca feliz, pero se pasa la vida corriendo en pos de algo que cree que le hace feliz. Rara vez alcanza su objetivo, y cuando lo logra solamente consigue verse desilusionado”.

“El hombre no puede, por sí sólo, sino muy poca cosa, es un Robinson abandonado, sólo en comunidad con los demás es poderoso”.

“El hombre puede, acaso, hacer lo que quiere; pero lo que no puede es querer lo que quiere”.

“El honor no ha de ser ganado; sólo no debe ser perdido”.

“El joven debe, tempranamente, estar capacitado para soportar estar solo; ya que es una fuente de felicidad y de paz mental”.

“El matrimonio es una celada que nos tiende la naturaleza”.

“El médico ve todas las debilidades de la humanidad; el abogado toda la maldad, el teólogo toda la estupidez”.

“El medio más seguro para no llegar a ser muy infeliz es no pretender ser muy feliz”.

“El mundo no es una fábrica y los animales no son productos para nuestro uso”.

“El odio es un asunto del corazón; el desprecio es asunto de la cabeza”.

“El patriotismo es la pasión de los tontos y la más tonta de las pasiones”.

“El placer nunca es tan agradable como se esperaba y el dolor es siempre más doloroso. El dolor en el mundo siempre tiene mayor peso que el placer. Si no lo crees, compara los respectivos sentimientos de dos animales, uno de los cuales está comiéndose al otro”.

“El que no ama ya está muerto”.

“El que no disfruta de la soledad no amará a la libertad”.

“El sentido del humor es la única cualidad divina del hombre”.

“El talento alcanza un objetivo que nadie más puede alcanzar; el genio alcanza un objetivo que nadie más puede ver”.

“El Universo es un sueño soñado por un solo soñador, donde todos los personajes del sueño también sueñan”.

“El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”.

“En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad”.

“En nuestra parte monogámica del mundo, se llama «casados» a quienes reducen a la mitad sus derechos y duplican sus obligaciones”.

“En personas de virtudes moderadas la modestia es simple honestidad, pero en los que poseen gran talento es hipocresía”.

“En Roma se entraba en el templo del honor únicamente por medio del templo de la virtud”.

“Envidiar es tonto porque nadie es realmente digno de envidia”.

“Es difícil encontrar la felicidad dentro de uno mismo, pero es imposible encontrarla en otro lugar”.

“Es difícil, sino imposible, definir el límite de nuestros deseos racionales respecto de las posesiones”.

“Es muy fácil pensar lo que todo el mundo piensa en este momento; sin embargo, pensar lo que todos pensarán en treinta años, no está en el poder de la mayoría”.

“Es una clara ganancia sacrificar el placer con el fin de evitar el dolor”.

“Esperar que un hombre pueda retener todo lo que, alguna vez, ha leído, es como esperar que lleve en su cuerpo todo lo que, alguna vez, ha comido”.

“Hay algo en nosotros que es más sabio que nuestra cabeza”.

“Hay que pensar como la minoría y hablar como la mayoría”.

“Hay que poner límites a nuestros anhelos, frenar nuestros deseos, moderar nuestro enojo, recordando siempre que un individuo puede alcanzar solamente una parte infinitesimal de todo lo que vale la pena tener; y que, por otra parte, todo el mundo incurre en muchos de los males de la vida”.

“Hay seres de los que no se concibe cómo llegan a caminar sobre dos piernas, aunque eso no signifique mucho”.

“Hay solamente un error congénito y es la noción de que existimos para ser felices”.

“La amabilidad es como una almohadilla, que aunque no tenga nada por dentro, por lo menos amortigua los embates de la vida”.

“La autoridad y el ejemplo dirigen el mundo”.

“La belleza es una carta de recomendación que nos gana de antemano los corazones”.

“La cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia”.

“La causa de la risa es simplemente la percepción repentina de la incongruencia entre un concepto y el proyecto real”.

“La conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter; de tal manera que se puede afirmar, de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”.

“La crítica de la razón pura podría ser denominada el suicidio del entendimiento”.

“La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren”.

“La especie más barata de orgullo es el orgullo nacional”.

“La fe es como el amor: no se deja ser forzada”.

“La felicidad consiste en la repetición frecuente del placer”.

“La felicidad es solamente la ausencia del dolor”.

“La fidelidad en el matrimonio es artificial para el hombre, y natural en la mujer”.

“La historia general del arte y la literatura muestra que los más altos logros de la mente humana no son, por regla general y en un principio, favorablemente recibidos”.

“La humanidad corre peligro de destruirse por la excesiva importancia de las cosas no importantes como el dinero o el poder”.

“La ignorancia no degrada al hombre más que cuando va acompañada de la riqueza”.

“La inteligencia no es una magnitud extensa, sino intensa; por esto opone un hombre razonable su criterio a diez mil personas, y mil necios no hacen un hombre razonable”.

“La lectura es equivalente a pensar con la cabeza de otra persona en vez de usar la propia”.

“La mayor de las locuras es sacrificar la salud por cualquier otro tipo de felicidad”.

“La mayoría de los hombres no son capaces de pensar, sino sólo de creer, y no son accesibles a la razón, sino sólo a la autoridad”.

“La memoria opera como la placa de una cámara oscura, que concentra todo y da una imagen mucho más bella que el original”.

“La mosca debe ser tomada como el símbolo de la impertinencia y la audacia; porque en tanto que los demás animales le huyen al hombre más que a otra cosa, y corren antes que él se les acerque, la mosca se posa sobre su nariz misma”.

“La mujer paga su deuda con la vida, no por lo que hace, sino por lo que sufre”.

“La música es la melodía cuyo texto es el mundo”.

“La música es la respuesta al misterio de la vida. La más profunda de todas las artes, expresa los pensamientos más profundos de la vida”.

“La naturaleza muestra que con el crecimiento de la inteligencia hay una mayor capacidad para el dolor, y sólo con el más alto grado de inteligencia el sufrimiento alcanza su punto más alto”.

“La necesidad de sociedad, nacida del vacío y la monotonía del propio interior, empuja a los hombres los unos hacia los otros”.

“La opinión es como un péndulo y obedece a la misma ley”.

“La pasión sexual es la causa de la guerra y el fin de la paz, es el fundamento de lo que es serio y, en consecuencia, la concentración de todo deseo”.

“La persona que escribe para los tontos siempre está segura de tener una gran audiencia”.

“La personalidad del hombre determina por anticipado la medida de su posible fortuna”.

“La presunción de que los animales no tienen derechos, y la ilusión de que nuestro trato hacia ellos no tiene ningún significado moral, es un ejemplo realmente indignante de brutalidad y crueldad occidental. La compasión universal es la única garantía de moralidad”.

“La religión es la metafísica de las masas”.

“La religión es la obra maestra del arte de entrenar animales, porque entrena a las personas sobre cómo deberían pensar”.

“La riqueza es como el agua del mar; cuanto más bebemos, más sedientos nos volvemos; lo mismo sucede con la fama”.

“La satisfacción consiste en la ausencia del dolor, que es el elemento positivo de la vida”.

 “La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”.

“La verdad es más bella al desnudo”.

“La verdad no es una ramera que se arroje al cuello de quien no la desea; al contrario, es una beldad tan desdeñosa, que aunque le sacrifiquemos todo nunca podremos estar seguros de sus favores”.

“La vida de cada individuo, realmente, es una tragedia; sin embargo, si se la atraviesa en detalle, tiene el carácter de una comedia”.

“La vida es sólo la muerte aplazada”.

“La vida es un constante proceso de agonía”.

“La vida es un negocio cuyos ingresos no alcanzan, ni de lejos, a cubrir los gastos”.

“La vida oscila entre el dolor y el hastío”.

“La vida sin dolor no tiene sentido”.

“La vida y los sueños son páginas de un mismo libro; leerlo en orden es vivir; ojearlo es soñar”.

“La felicidad es solamente la ausencia del dolor”.

“La felicidad pertenece a los que se bastan a sí mismos, porque todas las fuentes externas de felicidad y de goce son, según su especie, inseguras, defectuosas, pasajeras y sometidas a la casualidad”.

“La genialidad es tan útil para la vida práctica como lo es un telescopio cósmico en el teatro”.

“La mujer es un animal de cabellos largos e inteligencia corta”.

“La razón es de naturaleza femenina: sólo puede dar a luz después de haber sido preñada”.

“La riqueza semeja al agua de mar: cuanto más se bebe de ella, tanto más sediento se vuelve uno”.

“La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”.

“Las relaciones cotidianas son tales que con la mayor parte de nuestros buenos conocidos no volveríamos a intercambiar una sola palabra si oyésemos lo que dicen de nosotros en nuestra ausencia”.

“Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de la oscuridad para brillar”.

“Lo que la gente comúnmente llama destino es, por regla general, nada más que su propia conducta estúpida y tonta”.

“Lo que la lluvia es para el fuego, eso es la lástima para la ira”.

“Los amigos y los conocidos son el mejor pasaporte a la fortuna”.

“Los dos enemigos de la felicidad humana son el dolor y el aburrimiento”.

“Los hombres necesitan algún tipo de actividad externa, ya que son inactivos en su interior”.

“Los hombres son por naturaleza meramente indiferentes unos de otros; pero las mujeres son enemigas por naturaleza”.

“Los hombres vulgares han inventado la vida de sociedad porque les es más fácil soportar a los demás que soportarse a sí mismos”.

“Los hombres vulgares sólo piensan en cómo pasar el tiempo. Un hombre inteligente procura aprovecharlo”.

“Los mayores logros de la mente humana, generalmente, se reciben con desconfianza”.

“Los mejores, más variados y duraderos placeres, son los de la mente”.

“Los periodistas son como perros, cuando nada se mueve empiezan a ladrar”.

“Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario”.

“Mi cuerpo y mi voluntad son uno”.

“Mis semejantes, sobre todo si son jóvenes como yo, se sienten en todas las circunstancias de la vida como alguien que tiene puesta una ropa que no es de su talla”.

“Muchas veces las cosas no se le dan al que las merece más, sino al que sabe pedirlas con insistencia”.

“Nada es tan implacable ni tan cruel como la envidia; y, sin embargo, en despertarla es en lo que principalmente nos esforzamos, de manera constante”.

“Nadie ha vivido en el pasado y nadie vivirá en el futuro, sino que toda vida es únicamente en el presente. El presente constituye el único patrimonio de la vida, que nunca puede serle arrebatado. Es el único consuelo de la fugacidad del individuo, mientras esté ahí la voluntad de vivir”.

“Ningún dinero está más ventajosamente empleado que el que nos estafan: pues lo cambiamos directamente por prudencia”.

“No discutamos la opinión de nadie. Pensemos que, si quisiéramos quitarle de la cabeza a alguien todos los absurdos en que cree, podríamos alcanzar la edad de Matusalén sin haber acabado”.

“No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”.

“No lo que las cosas son realmente, sino lo que son para nosotros según nuestra interpretación es lo que nos hace felices o infelices”.

“No sólo las acciones de otros, también las nuestras las comprendemos a veces únicamente al cabo de muchos años”.

“Nuestras virtudes morales favorecen principalmente a otros, las intelectuales, por el contrario, ante todo a nosotros. Por eso aquellas nos hacen queridos de todos, y estas, odiados”.

“Nuestro mundo civilizado no es más que una mascarada donde se encuentran caballeros, curas, soldados, doctores, abogados, sacerdotes, filósofos, pero no son lo que representan, sino solo la máscara, bajo la cual, por regla general, se esconden especuladores de dinero”.

“Nunca he conocido ningún problema que una hora de lectura no alivie”.

“Para hallar la razón ante los débiles y los imbéciles, la solución es no hablar con ellos”.

“Para millones y millones de seres humanos el verdadero infierno es la tierra”.

“Para nuestra mejora necesitamos un espejo”.

“Para superar las dificultades es necesario experimentar el deleite completo de la existencia”.

“Predicar moral es fácil, mucho más fácil que ajustar la vida a la moral que se predica”.

“Querer es esencialmente sufrir, y como vivir es querer, toda vida es por esencia dolor. Cuanto más elevado es el ser, más sufre”.

“Quien ha perdido la esperanza, ha perdido también el miedo: tal significa la palabra desesperado”.

“Rara vez pensamos en lo que tenemos, mientras que si pensamos en lo que nos falta. Por ello, más que agradecidos, estamos amargados”.

 “Se dice que la maldad se expía en aquel mundo; pero la estupidez se expía en este”.

Frases de Albert Einstein

“Seguramente, un hombre puede hacer lo que quiere hacer; sin embargo, no puede determinar lo que quiere”.

“Sentir envidia es humano, pero saborear el mal ajeno es perverso”.

“Sería bueno comprar libros, si se pudiera comprar a la vez el tiempo para leerlos; pero casi siempre se confunde la compra de los libros con la apropiación de su contenido”.

“Si Dios creó el mundo, yo no querría ser ese Dios, porque la miseria del mundo, me rompería el corazón”.

“Si sospechamos que un hombre está mintiendo, deberíamos pretender creer en él; porque entonces él se vuelve más audaz y seguro, miente más esforzadamente, y es desenmascarado”.

“Si un hombre quiere leer buenos libros, debe evitar los malos; porque la vida es corta, y el tiempo y la energía limitada”.

“Siempre me resultó un obstáculo en mi vida y en todo lo que emprendí que hasta una edad bastante avanzada no fuera capaz de formarme una idea lo suficientemente clara de la pequeñez y miseria de los hombres”.

“Sin libros el desarrollo de la civilización habría sido imposible. Son los motores del cambio, las ventanas al mundo; «faros», como dijo el poeta, «erigidos en el mar del tiempo»”. 

“Solamente el cambio es eterno, perpetuo, inmortal”.

“Sólo a los reyes y criados, es decir, a los dos extremos de la sociedad, se los llama por su nombre propio”.

“Sólo recuerda, una vez que estas sobre la colina, empiezas a tomar velocidad”.

“Sólo se puede ser totalmente uno mismo mientras se está solo: quien, por tanto, no ama la soledad, tampoco ama la libertad; pues únicamente si se está solo se es libre”.

“Su muerte es para cada cual el ocaso del mundo”.

“Tanto prevalece la salud por sobre todos los bienes exteriores que probablemente un mendigo sano sea más feliz que un rey enfermo”.

“Toda felicidad es negativa; ninguna satisfacción puede durar”.

“Toda sociedad exige, necesariamente, un acomodamiento recíproco, un temperamento; así cuanto más numerosa es, más insípida se hace”. 

“Toda verdad atraviesa tres fases: rimero, es ridiculizada; segundo, recibe violenta oposición; tercero, es aceptada como algo evidente”.

“Toda vida es sufrimiento”.

“Todas las religiones prometen una recompensa más allá de esta vida, en la eternidad, por los méritos de la voluntad o el corazón, pero ninguna recompensa para los méritos de la cabeza, del entendimiento”.

“Todo amor genuino es compasión, y todo amor que no sea compasión es egoísmo”.

“Todo el mundo toma los límites de su propia visión para hallar los límites del mundo”.

“Todo lo que sucede, sucede por necesidad”.

“Todo nuestro mal viene del hecho de que no podemos estar solos”.

“Un escritor nunca debe ser breve, a expensas de ser claro”.

“Un hombre que no tiene la originalidad suficiente para pensar en un nuevo título para su libro, será mucho menos capaz de darle nuevos contenidos”.

“Un hombre sólo puede ser él mismo mientras está solo; si no ama su soledad, no amará su libertad, porque únicamente cuando está solo, es realmente libre”.

“Un pesimista es un optimista en plena posesión de los hechos”.

“Un reproche sólo puede hacer daño si da en el blanco. Quien sabe que no merece un reproche, puede tratarlo con desprecio”.

“Una corona de laurel es una corona de espinas revestida de hojas”.

“Uno debe acostumbrarse a oír todo sin inmutarse, incluso las historias más descabelladas, ponderando la insignificancia de quien habla y sus opiniones, y absteniéndose de cualquier discusión. Ello permitirá luego recordar la escena con satisfacción”.

“Vivir solo es el destino de todas las grandes almas”.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: