Frases Breves de Facundo Cabral

Facundo Cabral
Frases de Facundo Cabral

Biografía Breve de Cabral.

Rodolfo Enrique Cabral Camiñas era el nombre real de Facundo Cabral un músico, poeta, escritor, filosófico y trovador, que vivía una vida nómada por el mundo.

Nació en Buenos Aires, Argentina el 22 de mayo de 1937, fue conocido al principio de su carrera como el Indio Gasparino. Llevó una vida difícil, seis hermanos y su padre lo abandonó antes de nacer, sin embargo, conoció a un cura que le enseñó a leer y a escribir y su vida cambió.

Aunque nunca se consideró un trovador, Facundo tenía la habilidad de contar historias en sus canciones. Era conocido principalmente por una actitud de positivismo que lo embriagaba.

En 1976 con la dictadura argentina, Facundo se asiló a México, y de allí empezó a visitar varios países, iba de hotel en hotel presentándose en espectáculos sin una residencia fija.

Con 35 discos grabados, ganó tres discos de oro y dos de platino, en 1996 recibió la distinción de “Mensajero Mundial de la Paz” que otorga la Unesco, y en 2008 fue nominado al Nobel de la Paz.

Fue asesinado el 9 de julio de 2011 por unos sicarios en Guatemala, se dice que fue confundido por el empresario que manejaba el auto Henry Fariñas, quien no sufrió heridas de gravedad y hoy está preso condenado por narcotráfico.

Las mejores frases de Facundo Cabral.

¡Pero no digas no puedo ni en broma! Porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes.

¿Dices que nada se crea? Alfarero, a tus cacharros. Haz tu copa y no te importe si no puedes hacer barro.

¿Has visto qué bonita está la tarde? ¿Por qué será que todos mis esquemas se rompen con solo mirarte?.

Aceptar la vida como es y dejar que las cosas ocurran naturalmente, es la mejor manera de superar la ansiedad.

Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.

Aprende a amar hasta por fin ser amado, hasta ser la personificación más pura del amor.

Aunque tú sabes mi amor que cuando digo te quiero, es Dios quien te embellece a través del amor y yo soy el encargado de tan bella tarea, es decir que cada vez que yo te digo te quiero, Dios te dice “te quiero”.

Ay, amor mío, qué terriblemente absurdo es estar vivo, sin el alma de tu cuerpo, sin tu latido.

Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas.

Bienaventurado el que sabe que compartir un dolor es dividirlo y compartir una alegría es multiplicarla.

Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

Como los budistas, sé que la palabra no es el hecho. Si digo manzana no es la maravilla innombrable que enamora el verano, si digo árbol apenas me acerco a lo que saben las aves, el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro.

Conocí a los grandes mediante los pequeños. Quien comprende a la hormiga comprenderá el universo.

Cuando culpamos a otra persona, estamos siendo irresponsables de nuestros actos.

Cuando la vida nos muestra miles de razones para llorar, muéstrale mil y una razón para reír.

Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo. Cuando un amigo se va, queda un tizón encendido que no se puede apagar ni con las aguas de un río.

Cuando un pueblo trabaja dios lo respeta. Pero cuando un pueblo canta, dios lo ama.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella.

De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones.

De las montañas aprendo a esperar serenamente y del profundo silencio aprendo los poderes permanentes.

De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido.

Deja de quejarte y goza del presente. Si te sirve de consuelo, ya has ganado con ese pantalón y esa sudadera que llevas puesto, pues cuando viniste al mundo estabas desnudo.

Deja en el pasado el temor al fracaso y empieza a vivir el aquí y ahora.

Dentro de ti están tanto el bien como el mal. Conviene que fortalezcas el bien para que salga victorioso en los momentos de enfrentamiento e introspección. Recuerda que cada problema es una oportunidad para aprender.

Dios quiera que el hombre pudiera volver a ser niño.

Dios te respetará si eres trabajador, pero si eres juglar, te amará.

Doy la cara al enemigo, la espalda a un buen comentario porque el que acepta un halago empieza a ser dominado.

El 0.01 % de la sabiduría es heredada y el 99.99 % de la sabiduría se adquiere por uno mismo.

El azar sabe lo que hace.

El amor es un estado de perfección, un estado sublime en el que estamos libres de celos, desdichas y conflictos, y en esa placidez de la mente podemos avanzar hacia la meditación para ver con claridad, sin prejuicios, sin opinión, sin traducir, sin interpretar.

El bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso.

El conquistador, por cuidar su conquista, se convierte en esclavo de lo que conquistó. Es decir, que, jodiendo, se jodió.

El día que yo me muera no habrá que usar la balanza, pues para velar a un cantor con una milonga alcanza.

Frases de Julio Cortázar

El diablo tiene cola pero la esconde en un grueso portafolio color negro, donde lleva también los documentos que lo autorizan a matar al pueblo.

El hombre ambiciona, cada día más, y pierde el camino por querer volar.

El hombre no sabe nada, solo el tiempo es testigo. El hombre solo camina, el tiempo es el camino.

El Señor no nos va a preguntar qué hicimos con el dinero, sino qué hicimos con la alegría, inevitable para vivir.

Ella tiene la costumbre de saber lo que me pasa y de curármelo todo, inclusive la nostalgia.

En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad.

En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo, y esto es tan cierto como que el paraíso no está perdido sino olvidado.

Entre tardes azules y melancolía cumpliéndose, ¿dónde he puesto tu último beso? No lo sé.

Es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante.

Está la puerta abierta, la vida está esperando con su eterno presente, con lluvia o bajo el sol.

Fui analfabeto hasta los 14 años, por eso cuando me dicen ‘no puedo’, yo les digo ‘no jodas’.

Gracias Señor por darme dos ojos que lo observan todo. Gracias señor por darme dos brazos que lo abrazan todo. Gracias señor por darme la vida y a pesar de todo uno siempre quiere más.

Hacia donde van el sol, el viento, la intuición y las palomas, ahí es hacia donde dirijo mi vuelo sin pensar en otra cosa. 

Hay algunos que dicen que todos los caminos conducen a Roma y es verdad, porque el mío me lleva cada noche al hueco que te nombra.

Hay medio mundo esperando con una flor en la mano y la otra mitad del mundo por esa flor esperando.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera.

Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente.

Iremos de uno en uno, después de pueblo en pueblo, hasta rodear al mundo con la misma canción.

Juan Comodoro buscando agua encontró petróleo, se volvió rico pero se murió de sed.

Julio Iglesias tiene más difusión, más éxito que yo puesto que necesita del dinero mucho más que yo para vivir. Yo, necesito más libertad que Julio para vivir, por eso Dios me hizo más libre.

La copla es la voz de Dios confiándonos el secreto, por eso si esa es milonga lo que se diga es cierto.

La felicidad se puede obtener. ¿Cuándo? Cuando tú lo decidas.

La sociedad humana está tan mal tanto por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos.

La vida consiste en disfrutar de cada instante.

La vida es encontrarnos, para eso nacemos, porque el punto más alto es llegar al amor.

La vida es tan corta que no vale la pena sufrir. Existen miles de planes para disfrutar en un tiempo tan reducido entre la cuna y la tumba… Goza las cuatro estaciones, los 365 días del año.

La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido.

La vida no te quita cosas, te libera de cosas.

Las cosas se hacen por amor o no sirven. 

Le tengo mucho miedo a los pendejos, porque son muchos y pueden elegir un presidente.

Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será y sucederá naturalmente.

Lo importante no es el precio sino el valor de las cosas. Solamente lo de poco valor se compra con dinero.

Más que el oro es la pobreza, lo más caro en la existencia.

Me agrada el sol y la mujer cuando llora.

Me gusta andar pero no sigo el camino pues lo seguro ya no tiene misterio.

Me gusta la gente simple, aunque yo soy complicado, la gente de casa pobre y corazón millonario.

Me gusta que me guste ser feliz.

Mi corazón ama más de lo que creo, mi mente no tiene fronteras.

Mi madre me enseñó a volver a intentarlo, que nunca es demasiado tarde para algo. Deja de compadecerte de ti mismo, aléjate de lo tóxico, de tus enemigos, de los falsos políticos, de quienes tratan de destruirte y, sobre todo, de los que pretenden decirte cómo debes ser. Tu vida es tuya.

Mira si será malo el trabajo, que deben pagarte para que lo hagas.

Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene límites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos.

Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.

Ninguno de los instantes que has vivido ha sido en vano. Presta atención al presente para no desviarte de lo importante, que el pasado no vuelva a distraerte.

No busco la recompensa ni me importa la balanza.

No desprecio lo que tengo, vivir es hecho bendito. El abismo y las ciudades también son el infinito. Todo es parte de la nada celeste voz del invicto.

No estás deprimido, estás distraído, Distraído de la vida que te puebla.

No hay amor de uno, solo hay amor de todos, y por ese motivo estamos hoy aquí.

No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.

No pidas más, vive más.

No piense que por la barba soy un sujeto de muy mal vivir, comprenda que todos los hombres no pueden vestirse como su marido.

No soy cantor por que pueda, sino porque tengo ganas.

No soy de aquí, ni soy de allá no tengo edad, ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad.

No soy soldado, soy poeta. Yo combato, así, de esta manera. Grito con horror y repugnancia, los viles crímenes de estas fieras.

No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya es ganancia. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida.

No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la tierra.

Nos encontramos en la más preciosa aventura jamás vivida: la suerte inmensa de reunirnos, festejar, reír y materializar, desde nuestra individualidad, un universo de colaboración entre sus seres, quienes, gobernados desde nuestro universo interior, vivimos el sueño de ser amor universal.

Nos envejece más la cobardía que el tiempo. Los años solo arrugan la piel, pero el miedo arruga el alma.

Nunca te pongas la barrera del “no puedo”, porque cuando necesites superarte, habrás acostumbrado a tu subconsciente a esa mentalidad.

Observar siempre observar, vine a este mundo a observar. Miro lo lindo y lo feo, pues todo debo mirar.

Observo que el mundo gira y gira sin cesar y aunque miremos y miremos no sabemos dónde va, siempre hacia un mismo lado, dónde iremos a parar.

Para liberarte de la ira y el rencor debes perdonar. El perdón es lo más grande que existe porque te habrás deshecho de las cadenas de tus enemigos, el sentimiento de odio, el resentimiento y el miedo. Tu cabeza te lo agradecerá.

Perdona a quién te ha hecho daño, esas personas no son culpables de su educación. Cuando lo hagas, y cuides del pasado, te quitarás un peso de encima.

Perdona a todos y perdónate a ti mismo, no hay liberación más grande que el perdón; no hay nada como vivir sin enemigos. 

Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad.

Pobrecito mi patrón porque piensa que el pobre soy yo.

Por el mundo caminado, he podido comprobar que el que fácilmente halaga, fácilmente insultará.

Por estar corriendo el hombre no puede pensar que ni él mismo sabe para dónde va.

Porque uno no vive solo y lo que a uno le pasa le está sucediendo al mundo. 

Presta ayuda a quienes lo necesitan. Más adelante serás tú quien lo necesite y recibirás lo que mereces. No hay nada mejor que dar a los desfavorecidos, es el motivo de felicidad más grande, igual que el amor y el cuidado de la naturaleza.

Puedo decir descaradamente que soy un tipo libre y feliz.

Quién sabe si apoyarse es mejor que deslizarse.

Quizá el mayor desafío del ser humano en los albores del tercer milenio sea constatar que no estamos solos, que compartimos universo. 

Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿por qué te preocupas tanto?.

Si alcanzas la tranquilidad serás más feliz, tendrás mejor salud, amarás y perdonarás. Es una vida llena de plenitud.

Frases de Jorge Luis Borges

Si aprendes a perdonar, dejarás de ser cómplice de lo que te atormenta.

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. 

Si haces lo que amas, Dios te bendecirá con la felicidad, el éxito y el amor. Ocurrirá cuando tenga que ocurrir y será natural, así que sigue tu instinto.

Si los malos supieran lo buen negocio que es ser buenos, serían buenos, aunque sólo fuera por negocio.

Si quieres, puedes ser libre hoy, porque el poder se encuentra aquí y ahora, en cada instante de tu vida.

Si yo pudiera ser, solo por una vez, lo que tú crees que soy.

Sigue siendo niño y en paz dormirás, sin guerras ni máquinas de calcular.

Sólo debes hacer lo que amas.

Somos hijos del amor, por lo tanto no es difícil sospechar que nacemos para la felicidad.

Son muchos los años que han tolerado mis horas de tristeza de alegría… y amplio repertorio de manías.

Soy el cantor de mi pueblo, sé robar y sé mentir, y sé de cuántas maneras el hombre puede vivir.

Soy lo que soy y me gusta que decida el corazón, que los sueños me gobiernen, que la magia sea razón.

Soy parte del cosmos y no empleado del miedo.

Te quiero con todo lo que soy incluyéndome a mí mismo.

Te quiero cuando caminas y te quiero cuando cantas. Te quiero cuando te duermes y más cuando te levantas.

Te quiero cuando la noche me hace sentir un poeta, te quiero después de todo y antes que nada en la tierra.

Te quiero, te quiero de pie, tendida. Dormida y despierta. Te quiero a la una, a las dos, a las tres, y a las siempre te quiero. Te quiero en la casa y te quiero en el camino. Te quiero después, antes y ahora mismo.

Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moisés, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces… ¿cómo puedes sentirte pobre y desdichado?

Todas las cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha… es preciso comenzar de nuevo.

Todos somos ricos, es decir hijos de Dios, pero pocos lo sabemos.

Tu mejor activo es el tiempo. Cada segundo perdido, es vida perdida, y nuestro paso por el mundo es tan breve, que no me hago a la idea de no aprovechar cada momento.

Un poco más de dinero, un poco más de ternura, un poco más de locura para emprender la aventura. Un poco más de alegría, un poco más de amor, un poco más de motor para subir la montaña.

Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye hay millones de caricias que alimentan a la vida. 

Vive de instante en instante, porque eso es la vida.

Volaremos igual que las aves, en el cielo fronteras no hay. A tu piel cubriré con la mía y el invierno, verano será.

Vuele bajo porque abajo esta la verdad, esto es algo que los hombres no aprenden jamás.

Yo no sé quien va más lejos, la montaña o el cangrejo.

Yo no vendo, yo no compro. Yo no cambio, yo no estorbo. Yo no presto, yo no escondo. Y por eso soy feliz.

Yo vivo tranquilamente para una muerte tranquila, paso a paso por el tiempo la planeo a mi manera.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: