Más de 140 Frases de Frida Kahlo

Frida Kahlo
Frida Kahlo

Frida Kahlo fue una pintora mexicana, tan famosa por sus obras como por sus poemas muy feministas para su época. Hemos reunido más de 140 Frases de Frida Kahlo en este post.

¿Quién fue Frida Kahlo?.

Magdalena del Carmen Frida Kahlo Calderón conocida como Frida Kahlo nació el 6 de julio de 1907 en México y murió el 13 de julio de 1954.

Su vida se vio marcada por varias enfermedades, la primera fue poliomielitis, que le dejó secuelas permanentes, como limitación motriz y en 1925 sufre un accidente de tránsito, por el que se sometió  a 32 operaciones quirúrgicas a lo largo de su vida, que le impidieron tener hijos.

Destacada artista y pintora, autora de más de 200 obras, principalmente autorretratos, casada con el pintor Diego Rivera entre los años 1929 -1939 y en 1940 vuelven a casarse, a quien le dedica sus mejores y a veces mas tristes palabras en unos poemas que se han hecho famosos y que aún siguen vigentes.

Ambos tuvieron una relación tormentosa, infidelidades de ambas partes, a él se le relacionó con su hermana menor, y a ella con varios hombres y mujeres.

Su verdadero reconocimiento internacional llegó post mortem, su casa de nacimiento en la localidad de Coyoacán, en el Distrito Federal, es actualmente el Museo Frida Kahlo.

Frida Kahlo
Poema de Frida Kahlo

Las 140 Mejores frases de Frida Kahlo.

¡Quién diría que las manchas viven y ayudan a vivir! Tinta, sangre, olor… ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?.

¡Viva la vida!.

¿Cuál es mi camino? ¿Esperarte? ¿Olvidarte? ¿Hacer lo que tú haces, ir de los brazos de uno y de otro, hoy dormir con alguien mañana con otro diferente?.

¿Por qué le llamo mi Diego? Nunca fue ni será mío. Es de él mismo.

¿Quién les dio la verdad absoluta? Nada hay absoluto, todo cambia, todo se mueve, todo revoluciona, todo vuela y va.

¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida.

A veces prefiero hablar con obreros y albañiles, que con esa gente estúpida que se hace llamar gente culta.

Al final del día, podemos soportar mucho más de lo que creemos que podemos.

Allá voy de nuevo. Entera o a pedazos… pero allá voy.

Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior.

Aprenderé historias para contarte, inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie.

Aquí en la distancia donde me dejas; donde sigo siendo tuya, donde ya no eres mío.

Árbol de la esperanza, mantente firme.

Aunque haya dicho te quiero a muchos y haya tenido citas y besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti…

Bebo para olvidar, pero ahora… No me acuerdo de qué.

Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda.

Cómo olvidar aquel día cuando te pregunté sobre mis cuadros por vez primera. Yo chiquilla tonta, tu gran señor con mirada lujuriosa me diste la respuesta aquella, para mi satisfacción por verme feliz, sin conocerme siquiera me animaste a seguir adelante.

Como siempre, cuando me alejo de ti, me llevo en las entrañas tu mundo y tu vida, y de eso es de lo que no puedo recuperarme.

Creo que poco a poco, podré solucionar mis problemas y sobrevivir.

Dame ilusión, esperanza, ganas de vivir y no me olvides.

De nada sirve que el corazón tenga alas, si el corazón es una jaula.

Debo luchar con todas mis fuerzas para que las pequeñas cosas positivas que mi salud me permite hacer puedan apuntar a ayudar a la revolución. La única razón real para vivir.

Decir en todo es imbécil y magnifico. Diego en mis orines- Diego en mi boca- en mi corazón, en mi locura, en mi sueño.

Desearía poder hacer lo que me gustara detrás de la cortina de la “locura”. Luego: Arreglaría flores, todo el día, pintaría; dolor, amor y ternura, me reiría tanto como me siento ante la estupidez de los demás, y todos dirían: ‘¡Pobre, está loca!’ (Por encima de todo me reiría de mi propia estupidez). Construiría mi mundo que, mientras viviera, estaría de acuerdo con todos los mundos. El día, la hora o el minuto que viví serían míos y de todos los demás: mi locura no sería un escape de la “realidad”.

Diego lo era todo: Mi hijo, mi amante, mi universo.

Díganle al forense cuando escarbe en mis entrañas que por favor, si encuentra mi amor por usted, lo saque para poder descansar en paz.

Doctor si me deja tomar este tequila le prometo no beber en mi funeral.

Donde no puedas amar, no te demores.

Échame tierra y verás como florezco.

El arte más poderoso de la vida es hacer del dolor un talismán que cura, una mariposa que renace florecida en fiesta de colores.

El dolor no es parte de la vida, se puede convertir en la vida misma.

El dolor, el placer y la muerte no son más que un proceso para la existencia. La lucha revolucionaria en este proceso es una puerta abierta a la inteligencia.

El gringuerío de San Francisco no me cae del todo bien. Son una gente muy sosa y todos tienen cara de bizcochos crudos.

El hombre es dueño de su destino y su destino es la tierra, y él mismo la está destruyendo hasta quedarse sin destino.

El surrealismo es la mágica sorpresa de encontrar un león dentro de un armario, donde se está seguro de encontrar camisas.

Ellos pensaron que yo era un surrealista, pero no lo era. Nunca pinté sueños. Pinté mi propia realidad.

En realidad no sé si mis cuadros son surrealistas o no, pero sí sé que representan la expresión más franca de mi misma.

Enamórate de ti, de la vida. Y luego de quien tú quieras.

Era una flor solitaria, mariposa gozosa te posaste ahí; después el polen de otra flor más fragante llamó, y la mariposa voló.

Es tan desagradable sentir que una mujer es capaz de vender cada pedacito de sus convicciones o sentimientos sólo por la ambición de dinero o escándalo.

Escoge una persona que te mire como si fueras magia.

Esperar con la angustia guardada, la columna rota y la inmensa mirada. Sin andar en el vasto sendero, moviendo mi vida cercada de acero.

Espero que la salida sea alegre y espero no volver nunca más.

Este pinchísimo París me cae como patada en el ombligo.

Estoy bien. Bien hundida, bien decepcionada. Bien vacía, bien harta, bien rota. Bien triste, bien cansada… Definitivamente estoy bien.

Estoy más y más convencida de que el único camino para llegar a ser un hombre, quiero decir un ser humano y no un animal, es ser comunista.

Existen amores que renacen y están destinados a repetirse una y otra vez. En esta vida somos tú y yo.

Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas.

Hay en México ladrones jijos de la chingada, cabrones, etc., etc., pero, no sé por qué, aun las más grandes cochinadas las hacen con un poco de sentido del humor. Los gringos, en cambio, son sangrones de nacimiento.

Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera.

La belleza y la fealdad son un espejismo, porque los demás terminan viendo siempre nuestro interior.

Frases de Cambio

La gente en general tiene miedo a la muerte de la guerra y todas las exposiciones han sido un fracaso, porque los ricos no quieren comprar nada.

La parte más importante del cuerpo es el cerebro. De mi rostro me gustan mis cejas y mis ojos. Aparte de eso no me gusta nada más. Mi cabeza es demasiado pequeña. Mis pechos y mis genitales son corrientes. Del sexo opuesto, tengo el bigote y el rostro en general.

La pintura completó mi vida.

La tristeza se retrata en toda mi pintura, pero así es mi condición, ya no tengo compostura.

La verdad es que no todos los días tenemos ganas de sonreír, hablar y actuar como si la vida fuera perfecta.

Las ranas siguen cantando para nosotros –y nuestro río espera -el pueblo casto espera la osa mayor –y yo –te adoro.

Las únicas mujeres que realmente valen la pena, son aquellas que si quieren la luna, se las bajan ellas solas.

Le pregunto a mi corazón por qué tú, y no algún otro.

Lo más importante para todos en Gringolandía es tener ambición y convertirse en “alguien” y, francamente, no tengo la menor ambición de convertirme en alguien.

Lo más interesante de las llamadas mentiras de Diego es que, tarde o temprano, los involucrados en el relato imaginario se enojan, no por las mentiras, sino por la verdad contenida en las mentiras, que siempre viene.

Lo que no me mata, me alimenta.

Lo quise hasta que mi dignidad dijo: «no es para tanto».

Lo único de bueno que tengo es que ya voy empezando a acostumbrarme a sufrir.

Madurar es aprender a querer bonito, extrañar en silencio, recordar sin rencores y olvidar despacito.

Manda al carajo a toda la sociedad estúpida, podrida en mentiras, del capitalismo y el imperialismo norteamericano… La revolución es ineludible.

Me enamoró con cada palabra, me destrozo con cada acción.

Me entenderás cuando te duela el alma como a mí.

Me importa una mierda lo que piense el mundo. Yo nací puta, yo nací pintora, yo nací jodida. Pero fui feliz en mi camino. Tú no entiendes lo que soy. Yo soy amor, soy placer, soy esencia, soy una idiota, soy una alcohólica, soy tenaz. Yo soy, simplemente soy.

Me pinto mi propia realidad. Lo único que sé es que pinto porque necesito hacerlo, y pinto lo que pasa por mi cabeza sin ninguna otra consideración.

México está como siempre, desorganizado y dado al diablo, sólo le queda la inmensa belleza de la tierra y de los indios.

Mi pintura lleva consigo el mensaje del dolor.

Muchas veces me simpatizan más los carpinteros, zapateros, etc., que toda esa manada de estúpidos dizque civilizados, habladores, llamados gente culta.

Mujer, vive la vida… solo con quien te dé la vida.

Nada es absoluto. Todo cambia, todo se mueve, todo gira, todo vuela y desaparece.

Nada es más valioso que la risa. Se requiere de fuerza para reír y abandonarse a uno, para ser ligera. La tragedia es lo más ridículo.

Nada podría negarle a esos ojos que juran amarme.

Ni tú eres para tanto, ni yo soy para tan poco.

No dejes que le dé sed al árbol que tanto te ama, que atesoró tu semilla, que cristalizó tu vida a las seis de la mañana. No dejes que le dé sed al árbol del que eres sol.

No estoy enferma. Estoy rota. Pero estoy feliz de estar viva mientras pueda pintar.

No hay nada más hermoso que la risa.

No me hace falta comprar vestidos ni otras cosas semejantes, porque como “tehuana” ni siquiera uso calzones ni me pongo medias.

No me hagas caso. Soy de otro planeta. Todavía veo horizontes donde tú dibujas fronteras.

No puedo hablar de Diego como mi esposo porque ese término, cuando se le aplica, es un absurdo. Nunca ha sido, ni nunca será, el marido de nadie.

No quiero un amor a medias, rasgado, partido a la mitad, he luchado y sufrido tanto, que me merezco algo entero, intenso, indestructible.

No quiero un final feliz quiero una vida llena de momentos felices, porque al final todo es triste.

No reniego de mi naturaleza, no reniego de mis elecciones, de todos modos he sido afortunada. Muchas veces en el dolor se encuentran los placeres más profundos, las verdades más complejas, la felicidad más certera.

No voy a pedirte que me escribas, que te quedes, que me beses, que me abraces o que me quieras. Porque si tengo que pedírtelo ya no lo quiero.

Nunca pinto sueños o pesadillas. Pinto mi propia realidad.

Nunca vas a entender cuánto amor me costó dejarte.

Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?

Pinto autorretratos porque a menudo estoy sola, porque soy la persona que mejor conozco.

Pinto flores para que así no mueran.

Preferiría sentarme a vender tortillas en el suelo del mercado de Toluca, en lugar de asociarme con esta mierda de “artistas” parisienses, que pasan horas calentándose los valiosos traseros en los “cafés”, hablan sin cesar acerca de la “cultura”, el “arte”, la “revolución”, etcétera. Se creen los dioses del mundo…

Qué verano tendremos este año: Dios mío. Yo me uniría al nudismo pero eso es peor… para el público.

Quiero estar dentro de tu todo más oscuro.

Quise ahogar mis penas en licor, pero las malvadas aprendieron a nadar.

Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte

Quizá esperen oír de mí lamentos de lo mucho que se sufre viviendo con un hombre como Diego. Pero no creo que las orillas del río sufran porque dejan correr el agua, ni que sufra la tierra porque llueva, ni el átomo por permitir que escape su energía. Según mi parecer, todo tiene su compensación natural.

Se lucha…pero no se ruega.

Sentir la angustia de esperar el momento siguiente y participar en la compleja corriente (de los asuntos) sin saber que nos dirigimos hacia nosotros mismos, a través de millones de seres de piedra – de seres de aves – de seres estelares – de seres microbios – de seres fuente hacia nosotros mismos.

Ser feliz es una decisión que hay que tomar todos los días, que no depende de las condiciones de vida que uno tenga, sino de la actitud con la cual enfrenta los problemas. La felicidad es eso: Decidir ser feliz.

Si actúas como si supieras lo que estás haciendo, puedes hacer lo que quieras.

Si usted me quiere en su vida, usted me pondrá en ella. Yo no debería estar peleando por un puesto.

Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Solo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí.

Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido.

Siento que te quise siempre, desde que naciste, y antes, cuando te concibieron. Y a veces siento que me naciste a mí.

Sigo mal y seguiré peor, pero voy aprendiendo a estar sola y eso ya es una ventaja y un pequeño futuro.

Solía ​​pensar que era la persona más extraña del mundo, pero luego pensé que hay tanta gente en el mundo que debe haber alguien como yo que se sienta extraño y con fallas de la misma manera que yo. Me la imagino e imagina que ella también debe estar pensando en mí. Bueno, espero que si estás ahí fuera y leas esto y lo sepas, sí, es cierto, estoy aquí y soy tan extraña como tú.

Solo una montaña puede conocer el núcleo de otra montaña.

Soy mi propia musa. Soy la persona que mejor conozco. Soy la persona que quiero mejorar.

Tan absurdo y fugaz es nuestro paso por este mundo, que solo me deja tranquila el saber que he sido auténtica, que he logrado ser lo más parecida a mí misma.

Tantas cosas por decirte y tan pocas salen de mi boca. Deberías aprender a leer mis ojos cuando te miro.

Te amo más que a mi propia piel y aunque no me ames de la misma manera, me amas de todos modos, ¿no? Y si no lo haces, siempre tendré la esperanza de que lo hagas, y estoy satisfecho con eso. Ámame un poco Te adoro.

Te amo sin pensar… y es que pensar me haría odiarte.

Te dejo mi retrato para que tengas mi presencia todos los días y noches que estoy lejos de ti.

Te mereces lo mejor, lo mejor, porque eres una de las pocas personas en este mundo miserable que son honestos consigo mismos, y eso es lo único que realmente cuenta.

Te mereces un amante que quiera bailar contigo, que llegue al paraíso cada vez que te mira a los ojos y que nunca se canse de estudiar tus gestos.

Te mereces un amante que se lleve las mentiras y te traiga esperanza, café y poesía.

Te mereces un amante que te escuche cuando cantas, que te apoye cuando estés avergonzada y respete tu libertad; que vuela contigo y no tiene miedo de caer.

Te mereces un amante que te haga sentir segura, que haga desaparecer el mundo si camina de tu mano, alguien que cree que sus abrazos son el mejor complemento de tu piel.

Te mereces un amante que te quiera despeinada, con todo y todas las razones que te hacen despertarte deprisa y los demonios que no te dejan dormir.

Te necesito tanto que me duele el corazón.

Te quiero… gracias porque vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida.

Ten un amante que te mire como si fueras un bizcocho de bourbon.

Tiempo al tiempo y cada huella ira encontrando su arena y cada beso deteniendo un momento.

Todas las mujeres estamos locas, así que escoge una loca que te haga feliz.

Todo puede tener belleza, aún lo más horrible.

Todos somos una parte insignificante pero importante de un todo del que todavía no tenemos conciencia.

Toma de la vida todo lo que te dé, sea lo que sea; siempre que te interese y te pueda dar cierto placer.

Tú mereces lo mejor de lo mejor, porque tú eres una de esas pocas personas que, en este mísero mundo, siguen siendo honesta consigo misma y esa es la única cosa que realmente cuenta.

Una mujer puede ser tan niña como la consientas, tan mujer como la trates, tan inteligente como la retes y tan sensual como la provoques.

Valió la pena venir aquí solo para ver por qué Europa se está pudriendo, por qué todo este pueblo, bueno para nada, es la causa de todos los Hitlers y Mussolinis. 

Vivo cada día con la esperanza de verte regresar… y cada noche sabiendo que no estás.

Y cuando me busques y no me halles, dirás: Ella era única y era mía… era.

Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba voladamente, y después no les queda nada más que lo que tengan en su cabeza para poder defenderse en esta cochina vida del carajo.

Y una cosa puedo jurar: yo, que me enamoré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar.

Yo aquí en Gringolandía me paso la vida soñando con volver a México.

Yo le duro lo que usted me cuide, yo le hablo como usted me trate y le creo lo que usted me muestre.

Yo lo veía… y puedo jurar que no me quedaban ganas de ver a nadie más. En ese preciso momento comprendí, que los ojos siempre le pertenecen a las personas que los hacen brillar.

Yo quiero construir. Pero no soy sino una parte insignificante pero importante de un todo del que todavía no tengo conciencia.

Yo sufrí dos accidentes graves en mi vida: uno en el que un autobús me tumbó al suelo, el otro es Diego. Diego fue de lejos el peor.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: