Frases Breves de Jean Cocteau

Jean Cocteau
Las Mejores Frases de Jean Cocteau

Biografía Breve de Cocteau.

Jean Cocteau nació el 5 de julio de 1889 en Maisnos Laffitte, Francia, fue un poeta, cineasta, novelista, ensayista, dramaturgo, pintor y diseñador.

A los 9 años su padre miembro de una familia burguesa, se suicida, fue un niño de comportamiento regular, pero en su juventud empezó a escribir poemas.

En 1908 Édouard de Max presenta a Jean Cocteau en un matinée como un joven promesa de la poesía. En 1909 se publica su primera compilación llamada La lampe d’Aladin (La lámpara de Aladino).

Tuvo una relación con la comediante Madeleine Carlier en 1909, quien lo ayuda a ingresar en el ballet y teatro. En 1917 compone la representación Parade junto a Picasso y Erik Satie.

En 1919 Jean Cocteau conoce a Raymont Radiguet, un joven escritor, se convierten en una pareja inseparable y fundan su revista Le Coq. En diciembre de 1923 muere de fiebre tifoidea, Cocteau se deprime y se hace adicto al opio.

Filma su primera película Le sang dun poète en 1930, trabajó en varios guiones como la Bella y la bestia, Orfeo y los Muchachos Terribles.

​Se le conocieron varias relaciones, entre ellas Jean Marais a quien le escribiría la película la Bella y la Bestia. En sus últimos 17 años estuvo con Edouard Dermit, quien se convirtió en su heredero.

En los años 40 se enamoró del escultor de Hitler, Arno Brecker, por lo que fue acusado de colaborar con los nazis y absuelto tiempo después.

Era miembro de la Academia Francesa y miembro honorario del Instituto Nacional de Artes y letras de Nueva York. Publicó 7 Novelas, más de 30 poemas, 14 obras de teatro, 22 ensayos y filmó 10 películas.

Fue el propulsor del estilo Avant Garden, creador del anillo Trinity de Cartier y amigo íntimo de Coco Chanel.

Jean Cocteau Murió el 11 de Octubre de 1963 a causa de un infarto, a escasas horas de la muerte de su amiga Edith Piaf. Su casa se convirtió en museo abierto al público.

Las Mejores Frases de Jean Cocteau.

Me he dado cuenta de que el ritmo de la película es narrativo. Estoy contando la historia. Es como si estuviera escondido detrás de la pantalla, diciendo: «Entonces sucedió tal y tal cosa».

¡Arte según el arte! ¡Ama según el amor!

¡Confusa época esta, en la que los museos se convierten en iglesias y las iglesias en museos!

¡Uno siempre debe hablar bien de sí mismo! Se corre la voz y, al final, nadie recuerda dónde empezó.

¿Nunca has visto la muerte? Mírate en el espejo todos los días y lo verás como abejas trabajando en una colmena de vidrio.

El estilo es decir cosas complicadas de forma sencilla.

¿Qué uniforme puedo usar para esconder mi corazón pesado? Es muy pesado. Siempre se mostrará.

A fuerza de ir al fondo de las cosas, uno acaba quedándose allí.

A los artistas se nos exigen demasiados milagros: Yo me conformo con hacer oír a un ciego.

A Picasso, hasta los que le detestan, le soportan, porque nunca usa el talento. Sólo usa el genio. Sus obras nunca son pensamientos. Son actos.

A toda costa el verdadero mundo de la infancia debe prevalecer, debe restaurarse; ese mundo cuya cualidad trascendental, heroica y misteriosa se alimenta de nada aireado, cuya sustancia es inadecuada para resistir el toque tan brutal de la inquisición adulta.

Albergamos un ángel dentro de nosotros. Debemos ser los guardianes de ese ángel.

Amo a los gatos porque disfruto de mi hogar; y poco a poco se convierten en su alma visible.

Anoche sufrí tanto que no había nada más que mi dolor para distraerme de mi dolor.

Aquí estoy tratando de vivir, o mejor dicho, estoy tratando de enseñarle a la muerte que tengo dentro cómo vivir.

Buscar en primer lugar, tratar más tarde.

Cada día en el espejo veo la muerte en acción.

Cada poema es un escudo de armas. Debe ser descifrado. ¡Cuánta sangre, cuántas lágrimas a cambio de estas hachas, estos bozales, estos unicornios, estas antorchas, estas torres, estos martlets, estos plantones de estrellas y estos campos de azul!

Catástrofes, disturbios, explosiones de fábricas, ejércitos en fuga, inundaciones: el oído puede detectar todo un apocalipsis en la noche estrellada del cuerpo humano.

Comprenda que algunos de sus enemigos se encuentran entre sus mejores amigos.

Conmoverse confunde el alma. Uno no puede transmitir este tipo de recuerdos más que los eventos de un sueño… si me he quejado demasiado es porque mi memoria, al no tener más domicilio fijo, tiene que llevar su equipaje consigo.

Crear es un subterfugio para hacerse visible después de la muerte.

Cuando despertamos es el animal, la planta, quien piensa en nosotros. Pensamiento primitivo sin el menor disfraz. Vemos un universo terrible, porque vemos con claridad. Un poco más tarde, la inteligencia presenta sus impedimentos. Trae los pequeños juguetes que el hombre inventa para esconder el vacío. Es entonces cuando pensamos que estamos viendo con claridad. Atribuimos nuestro malestar a los miasmas del cerebro a medida que pasa del sueño a la realidad.

Cuando escribo, molesto. Cuando muestro una película, molesto. Cuando expongo mi pintura, molesto, y molesto si no lo hago. Tengo un don para molestar.

Cuando hago una película, es un sueño en el que estoy soñando.

Cuando un mono se mira al espejo, ve un mono. En eso son superiores a los humanos.

Cuando una obra parece adelantada a su tiempo, es sólo que el tiempo está detrás de la obra.

Debemos creer en la suerte. ¿De qué otra manera podemos explicar el éxito de aquellos que no nos gustan?.

Desde el día de mi nacimiento, mi muerte comenzó su caminata. Está caminando hacia mí, sin apresurarse.

Dios no habría alcanzado nunca al gran público sin ayuda del diablo.

Las mejores Frases de Joaquin Sabina

El arte es ciencia aclarada.

El arte es un matrimonio de lo consciente y lo inconsciente.

El arte no es un pasatiempo, sino un sacerdocio.

El arte produce cosas feas que frecuentemente se vuelven más hermosas con el tiempo. La moda, por otro lado, produce cosas hermosas que siempre se vuelven feas con el tiempo.

El día de mi nacimiento, mi muerte comenzó su caminata. Camina hacia mí, sin prisa.

El espíritu de la creación es el espíritu de contradicción, el avance de las apariencias hacia una realidad desconocida.

El éxito me había puesto en el camino equivocado y no sabía que hay un tipo de éxito peor que el fracaso, y un tipo de fracaso que vale todo el éxito del mundo.

El futuro no pertenece a nadie. No hay precursores, no existen más que rezagados.

El genio en el arte consiste en saber hasta dónde podemos caminar demasiado lejos.

El hombre busca escapar de sí mismo en el mito, y lo hace por todos los medios a su alcance incapaz de encerrarse en sí mismo, se disfraza… Se imagina a sí mismo como un artista. Imita, a su manera, a los pintores que dice que están locos.

El manantial desaprueba casi siempre el itinerario del río.

El mapa de nuestra vida está doblado de tal manera que no podemos ver un camino principal que lo atraviese, pero a medida que se abre, vemos constantemente nuevos caminos secundarios. Creemos que estamos eligiendo y no tenemos otra opción.

Él respondió que estaba equivocado, que la lentitud era un ritmo, y que esos golpes lentos que iban uno tras otro formaban un tiempo especial, mi tempo, un procedimiento propio. Sin duda tiene razón, y sería peligroso trastocar un ritmo que viene de uno mismo, por miedo a ese ritmo, e imponer otro, artificial, que no le conviene.

El misterio tiene sus propios misterios, y hay dioses por encima de los dioses. Nosotros tenemos el nuestro, ellos tienen el suyo. Eso es lo que se conoce como infinito.

El mundo debe su encanto a estas curiosas criaturas y sus fantasías; pero su complicidad múltiple los rechaza.

El olor a opio es el olor menos estúpido del mundo.

El poeta es un mentiroso que siempre dice la verdad.

El poeta no inventa. El escucha.

El poeta nunca pide admiración; quiere que le crean.

El poeta, al componer poemas, usa un lenguaje que no está muerto ni vivo, que pocas personas hablan, pocas personas entienden… Somos los servidores de una fuerza desconocida que vive dentro de nosotros, nos manipula y nos dicta ese lenguaje.

El verbo amar es difícil de conjugar: su pasado no es perfecto, su presente es sólo indicativo y su futuro siempre es condicional.

El verdadero realismo consiste en revelar las cosas sorprendentes que se mantienen cubiertas por el hábito y nos impiden ver.

En dos semanas, a pesar de estas notas, ya no creeré en lo que estoy viviendo ahora. Hay que dejar una huella de este viaje que la memoria olvida. Hay que, cuando esto sea imposible, escribir o dibujar sin responder a las románticas solicitudes del dolor, sin disfrutar del sufrimiento como la música, atarse un bolígrafo al pie si es necesario, ayudar a los médicos que no pueden aprender nada de la pereza .

En el circo, una madre descuidada puede dejar que su hijo participe en los experimentos de un mago chino. Lo mete en una caja. Abre la caja; esta vacio. Vuelve a cerrarlo. Lo abre; el niño reaparece y vuelve a su asiento. Ahora ya no es el mismo niño. Nadie lo duda.

En París, todo el mundo quiere ser un actor; nadie se contenta con ser un espectador.

En última instancia, todo tiene arreglo, menos la dificultad de ser, que no lo tiene.

Es así como una guerra es desastrosa. Si no mata, transmite a algunos una energía ajena a sus propios recursos; a otros les permite lo que la ley prohíbe y los acostumbra a atajos.

Es insoportable ser un incrédulo con un espíritu profundamente religioso… La poesía es una religión sin esperanza.

Es muy difícil hacer bella la felicidad. Una felicidad que sólo es ausencia de desdicha es cosa fea.

Es necesario ser un hombre vivo y un artista póstumo.

Es peligroso no conformarse con la imagen que la gente tiene de nosotros, porque no se retractan fácilmente de sus opiniones.

Es perfectamente normal que me sucedan cosas extraordinarias. Soy una persona excepcional. Oh, no creas que estoy presumiendo. Quiero decir que, desafortunadamente, soy excepcional y que, desafortunadamente, no puedo cumplir con las reglas. Debo hacer las mías.

Escribir es pelearse con la tinta para hacerse entender.

Escribir es un acto de amor.

Escuche con atención las primeras críticas que se le hagan a su trabajo. Tenga en cuenta qué es lo que no les gusta a los críticos de su trabajo, luego cultívelo. Esa es la única parte de su trabajo que es individual y que vale la pena conservar.

Mi método de dibujo se parece mucho a la improvisación del jazz. Improviso con las líneas y los colores. Hay una gran alegría en dibujar. Escribir es dibujar con diferentes atuendos y dibujar es otra forma de escribir. Y cuando dibujo, escribo. Quizás cuando escribo, dibujo.

Formarse no es nada fácil, pero reformarse lo es menos aún.

Una obra que no guarda sus secretos y se entrega demasiado pronto se expone al riesgo de marchitarse, dejando solo un tallo muerto.

Hay que saber dónde está el límite para poder llegar.

Hay tres cosas que jamás he podido comprender: el flujo y reflujo de las mareas, el mecanismo social y la lógica femenina.

Hay un ángel dentro de mí a quien constantemente estoy impactando.

Hay un tiempo para burlarnos y otro para que se burlen de nosotros, como hay un tiempo para beber cocktails y otros para vomitarlos.

Hay verdades que uno sólo puede decir después de haberse ganado el derecho a decirlas.

Imita, y lo que es personal eventualmente vendrá a pesar de ti mismo.

La auténtica autorrealización de un hombre puede requerir, sobre todo, que aprenda a cerrar los ojos: a dejarse tomar por sorpresa, a seguir a su ángel oscuro, a arriesgar sus instintos ilegales.

La cordura es la locura vuelta del revés.

La emoción que surge de una obra de arte solo tiene valor cuando no se obtiene por chantaje sentimental.

La falta de modales es el signo de un héroe.

La habilidad es el arte.

La juventud sabe lo que no quiere antes de saber lo que quiere.

La juventud solo puede afirmarse a sí misma con la convicción de que sus empresas superan a todas las demás y no se parecen a nada.

La leyenda es una mentira que al final se hace historia.

La mayor obra maestra de la literatura es solo un diccionario descompuesto.

La moda es todo lo que pasa de moda.

La moda muere joven.

La peor tragedia para un poeta es ser admirado siendo incomprendido.

La poesía es una ética. Por ética me refiero a un código secreto de comportamiento, una disciplina construida y realizada de acuerdo con las capacidades de un hombre que rechaza las falsificaciones del imperativo categórico.

La poesía es una máquina que fabrica amor. Sus otras virtudes se me escapan.

La pureza de una revolución puede durar quince días. Por eso un poeta, el revolucionario del alma, se limita a los giros del espíritu.

La riqueza del mundo está en su despilfarro.

La riqueza es una actitud innata de la mente, como la pobreza.

La única técnica que merece la pena dominar es la que uno mismo inventa.

La vida es un sueño del que me despertará la muerte.

Lamenté constantemente tener que recortar fragmentos de poesía intensa. Pero uno no debe, a toda costa, dejarse seducir por una idea atractiva si no tiene el lugar adecuado.

Las cosas clasificables huelen a muerte. Debes atacar en otras esferas. . . dejar las filas. Ese es el signo de las obras maestras y los héroes. Un original, esa es la persona para asombrar y gobernar.

Las estatuas de los grandes hombres se hacen con las piedras que les arrojan durante su vida.

Lo consiguieron porque no sabían que era imposible.

Logré hechizar a un buen número y embriagarme con mis errores.

Los cineastas audaces, que no tienen en cuenta el éxito, demuestran que la cinematografía es un medio para el realismo y el lirismo, y que todo depende del ángulo desde el que se observa el espectáculo de la vida, el ángulo desde el que nos restringen para compartir una visión singular de las cosas y enfatizar el milagro cotidiano que se encuentra dentro de ellas.

Los espejos, antes de darnos la imagen que reproducen, deberían reflexionar un poco.

Los niños creen lo que les decimos. Tienen plena fe en nosotros. Creen que una rosa arrancada de un jardín puede sumir a una familia en un conflicto… Creen mil otras cosas sencillas. Les pido un poco de esta simpatía infantil y, para traernos suerte, permítanme decir palabras verdaderamente mágicas, el “Ábrete Sésamo” de la infancia: Había una vez…

Los ojos de los muertos se cierran cuidadosamente, con no menos cautela deberíamos abrir los ojos de los vivos.

Los vestidos más bonitos se usan para quitarlos.

Me estoy quemando y siempre lo haré.

Mi cabello siempre ha crecido en todas direcciones y también mis dientes y mi barba. Seguramente mis nervios y mi alma deben crecer de la misma manera. Eso es lo que me hace incomprensible para quienes crecen todos en una dirección y son incapaces de imaginar un pajar.

Mi pesimismo no es sino una variedad del optimismo.

Muy difícil hacer bella la felicidad. Una felicidad que solo es ausencia de desdicha es cosa fea.

No estoy dispuesto a que me toleren. Eso hiere mi amor al amor y a la libertad.

No estoy ni alegre ni triste. Pero puedo ser completamente lo uno o completamente lo otro en exceso.

No hay magia ni ojo de maestro. Solo mucho amor y mucho trabajo.

No hay que rechazar las recompensas oficiales; lo que se debe hacer es no merecerlas.

No se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría.

No se puede ser indiferente ante la contaminación interior del hombre.

Parece que es un crimen social desear la soledad.

Pedirle a un artista que hable sobre su trabajo es como pedirle a una planta que hable de horticultura.

Plantearse los menos problemas posibles es la única manera de resolverlos.

Prefiero los gatos a los perros, porque no hay gatos policía.

Puedo balancearme de rama en rama, pero siempre en el mismo árbol.

Qué admirable la actitud de quien ha hecho buen uso del tiempo que se le ha concedido y que no se entrometió tratando de ser su propio juez. La duración de la vida humana pertenece a quienes moldean cada momento, lo esculpen y no se preocupan por el veredicto.

Que el mismo diablo te salpique con estiércol.

Quien se ve afectado por un insulto, se contagia.

Sabía muy bien que para vivir en la tierra un hombre debe seguir sus modas, y los corazones ya no se gastan.

Sé que la poesía es indispensable, pero no sabría decir para qué.

Sentir antes de comprender.

Ser uno mismo. El mundo adora el original.

Si un poeta tiene un sueño, no es de hacerse famoso, sino de ser creído.

Siempre he preferido la mitología a la historia. Porque la historia está hecha de verdades que eventualmente se convierten en mentiras. La mitología se compone de mentiras que eventualmente se convierten en verdades.

Sin opio, los planes, los matrimonios y los viajes me parecen tan tontos como si alguien que se cayera por una ventana esperara hacerse amigo de los ocupantes de la habitación ante la que pasa.

Las mejores Frases de Mario Benedetti

Sin resistencia no se puede hacer nada.

Solo le temo a la muerte de los demás. Para mí, la verdadera muerte es la de las personas que amo.

Solo servimos de modelo al retrato de nuestra fama.

Supongo que los artistas inventaron los pechos firmes que le pusieron a las mujeres, y que en realidad todas las mujeres los tenían flácidos.

Tacto con audacia es saber hasta dónde puedes llegar sin ir demasiado lejos.

Te concedo que, si admites, como yo, que somos peones de una fuerza desconocida que vive dentro de nosotros y que dicta nuestras acciones y nos obliga a hablar este idioma.

Temo una imagen que no entristece ni alegra; ni hermoso ni feo.

Tenemos la tendencia a juzgar a los demás según nosotros mismos.

Toda buena música se parece a algo. La buena música se mueve por su misterioso parecido con los objetos y sentimientos que la motivaron.

Todo lo que uno hace en la vida, incluso el amor, ocurre en un tren expreso que corre hacia la muerte. Fumar opio es bajarse del tren mientras aún está en movimiento. Es preocuparse por algo más que la vida o la muerte.

Todos los viajes espirituales son martirios.

Todos nos engañamos cuando conviene… Cuesta mucho aceptar las situaciones definitivas.

Un académico es un hombre que se convierte en sillón cuando muere.

Un artista no puede esperar ninguna idea de sus semejantes.

Un artista original no puede copiar. Así que solo tiene que copiar para ser original.

Un egoísta es aquel sujeto que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estás muriendo de ganas de hablar de ti.

Un joven no debe comprar valores seguros.

Un poco demasiado es suficiente para mí.

Un vaso medio vacío de vino es también un vaso medio lleno, pero una mentira a medias, de ningún modo es una media verdad.

Un verdadero poeta no se molesta en ser poético. Tampoco un jardinero del aroma de las rosas.

Una de las características del sueño es que nada nos sorprende en él. Sin remordimientos, aceptamos vivir en él con extraños, completamente separados de nuestros hábitos y amigos.

Una obra de arte debe satisfacer a todas las musas. Es lo que yo llamo la prueba del nueve.

Una obra maestra es una batalla ganada a la muerte.

Una película es una fuente de pensamiento petrificada.

Víctor Hugo era un loco que se hacía pasar por Víctor Hugo.

Vivimos en una época de tal individualismo que ya no se habla nunca de discípulos; se habla de ladrones.

Vivir es una caída horizontal.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: